lunes, 4 de agosto de 2008

Las relaciones del Derecho con la Moral y la Política

Antes de describir las relaciones entre el Derecho, la Moral y la Política hay que recordar que las ciencias no totalizan sus objetos.
Se limitan a contemplarlos o realizarlos en un aspecto o en una perspectiva, dejando el resto a otros saberes. Sonmodestas, poruqe son realistas. Por ejemplo, a un médico le interesa una sustancia en cuanto medicina. Pero no tiene por qué conocer su estructura molecular, cómo se elabora, ni los problemas de su distribución en el mercado. Para eso están los químicos, los farmacéuticos y los empresarios. Todos ellos estudian la misma sustancia, el mismo objeto material, pero uno sabe cómo está compuesto y otro cuándo recetarlo como mdicina: su punto de vista u objeto formal es distinto.
También la conducta humana es estudiada por distintas ciencias: filosóficas, como la Etica, y experimentales, como la Sociología. Los aspectos más mecánicos de la conducta humana pueden incluso estudiarse a nivel biológico o físico. Pero a nadie se le ocurre que la Fisiología del aparato digestivo sea una ciencia "humana": no se debe confundir la naturaleza de las cosas con la naturaleza de las ciencias.
Ahora bien, la vida humana tiene varias dimensiones. En un plano inferior, el hombre realiza procesos físicos y biológicos; en otro, se manifiesta sensible, dotado de una psique; en un plano superior, en fin, tan real como los otros, el hombre es persona, dotada de razón, voluntad y libertad. Este ámbito de la vida humana, que llamaremos dimensión moral, se concibió en Grecia y en Roma como el de las costumbres o hábitos, poruqe en ella el actuar libre del hombre es dispuesto al bien mediante los hábitos que llamamos virtudes, sean intelectuales o de la voluntad.
El derecho (la cosa justa), como ley y las virtudes, e suna realidad moral, sin que por eso el Derecho seauna ciencia moral, o el jurista un moralista. Hay tres ciencias prácticasque estudian las realidades morales (el actuar del hombre como persona) según tres perspectivas u objetos formales distintos: el Derecho, la Moral y la Política. Para las realidades no morales de la vida humana hay otras ciencias.
La Moral se llama así por antonomasia, no poruqe estudie todos los aspectos de la realidad moral, sino porque a ella corresponde estudiar la realidad moral en su aspecto más fundamental: en relación a sus fines. Estos se resumen en la recta relación del hombre con su propia perfección personal (fin próximo) y con Dios (fin último). Por su parte, la Política estudia la conducta humana desde la perspectiva del bien común de la sociedad, y no desde perspectiva del bien total de la persona (perspectiva Moral).
La Política se circunscribe al buen funcionamiento de la sociedad, a las condiciones generales y específicas que son convenientes para el desarrollo y progreso de la sociedad humana. El arte política consigue eso mediante una buena ordenación interna de la sociedad (a través de las leyes), una defensa efectiva de la misma respecto de sus enemigos internos y extrenos (mediante la policía y el ejército), y una cooperación provechosa, en la medida de lo posible, con otros grupos (a través de la diplomacia). Es un arte autónoma de las otras dos, pero con una clara relación que se examinará mejor al estudiar las leyes.
El Derecho ya sabemos lo que es. Su objeto material es más limitado que el d la Moral, pues sólo abarca lo que es propio de la justicia: las relaciones del hombre son sus semejantes. Pero nisiquiera le interesa la virtud de la justicia (que es una parte especial de la Moral) sino sólo su obra externa: determinar su objeto, que es el derecho. Por su perspectiva, la ciencia jurídica no esuna ciencia moral. El jurista tampoco e sun moralista, nisiquiera uno especializado en la virtud de la justicia. La Moral y el Derecho son autónomos entre sí (ninguna de ellas es parte de la otra) porque su objeto formal difiere notablemente, aunque su objeto material coincida en parte.- Esto no obsta para que el jurista reciba conocimientos de la Moral y viciversa.
Sin embargo, corresponde a la Filosofía de las ciencias señalar a toda disciplina, también al Derecho y a la Política, sus límites y las relaciones epistemológicas últimas que no puede transgredir. A ellas mismas no les compete discutir estos límites y reglas sin desnaturalizarse. En último término, e suna cuestión de Filosofía, y no de ciencia, determinar los límites y lasrelaciones de la propia ciencia. Lo contrario es cientifismo: una forma de provincialismo intelectual y un reduccionismo inaceptable.